Buscar
  • Roy Arboleda

Qué hacer frente a las discusiones de pareja


Las relaciones de pareja son una gran escuela, aprendemos sobre el amor, los proyectos, la esperanza e incluso sobre nosotros mismos. Cuando conocemos a esa persona que va a ser importante en nuestro futuro, son evidentes sus atributos y cualidades con las que esperamos construir un proyecto de vida, sin embargo, dentro de ese aprendizaje también están elementos como las discusiones, que no son de nuestro agrado, pero, que tienen una razón de ser y van a estar presentes en todas las relaciones. Cuando se inicia una discusión existen dos elementos fundamentales, uno es el Instinto de supervivencia y otro son los diálogos internos. A continuación, expongo sobre cada uno de ellos:

  1. Instinto de supervivencia:

Dentro de nuestro cerebro están grabados los elementos más primitivos de la evolución del ser humano. Si hiciéramos un viaje por el tiempo, podríamos observar cómo los primeros seres humanos tuvieron que adaptarse a condiciones hostiles de todo tipo para poder prolongar la especie. Estas memorias de reacción que están en todos, siempre se manifiestan en los momentos en los que se siente peligro, daño o algún tipo de riesgo, activando emociones básicas algunas de ellas negativas, como lo son el temor, la ira y el odio.

Cuando está dispuesto el escenario de discusión, casi que de una forma involuntaria viene a nosotros la necesidad de defendernos para seguir existiendo, así como el ser humano primitivo se defendía de los factores del medio ambiente para poder sobrevivir, de igual forma en una discusión de cualquier tipo que sea, sale esta necesidad de eliminar o huir de lo que esté haciendo daño. Es por esta razón y ya analizándolo en la realidad de pareja, que salen palabras hostiles e hirientes, incluso en algunos casos agresiones físicas hacia la otra persona.

Es importante entender que el instinto de supervivencia al que me refiero, se alimenta de una fuente información de los eventos que han sucedido en la vida de cada individuo, especialmente los que hubo en los primeros 7 años. Si durante estos primeros años existieron situaciones como abandonos, señalamientos, maltrato físico, maltrato emocional y/o diferentes heridas emocionales, el cerebro rápidamente y de manera inconsciente trae esa información, la compara con lo que cree que está sucediendo y activa el instinto.

2. Diálogo interno:

Después de la liberación de instinto, la mente empieza a utilizar cada una de las palabras que está diciendo la otra persona, haciendo conclusiones rápidas que están sustentadas en lo que creemos saber frente al tema de discusión, generando posiciones que están alimentadas por frases que llegan a ese momento como por ejemplo, "¿que se ha creído este/a?", "es que siempre hace lo mismo", "se está burlando de mí", "todo de mí le parece mal", entre otras muchas que van involucrando más emociones al punto de crear resentimientos o aún más peligroso, estados de ánimo.

En la medida que se haga consciente estos elementos que están presentes en todos, se podrán controlar estos molestos eventos de discusiones y entrar en un ambiente de diálogo para poder llegar a acuerdos de pareja. A continuación, te hago algunas recomendaciones para tener en cuenta frente a las discusiones de pareja.

  • Haz declaraciones positivas: en los momentos de discusión es común fijarse en las cosas negativas que están pasando, la mente lleva a hacer señalamientos sobre lo que creemos que no está haciendo o está haciendo de forma inadecuada nuestra pareja. Cuando te encuentres en esta situación recuerda lo que sí está pasando en tu relación, haz declaraciones como "yo amo a esta persona", "mi pareja no me quiere hacer daño", "lo que nos une es el amor". Si es algún tema financiero, piensa en lo que sí ha hecho tu pareja, y construye la declaración en tu mente. Recuerda que sí es tu pareja, es porque le has escogido y tienen muchas cosas hermosas por la que le has amado.

  • Conoce más de ti mismo: busca dentro de ti las memorias de los eventos que más han impactado en tu vida, especialmente en tu niñez, y recuerda que emociones sentiste allí, mira las similitudes que puedan tener con los temas de discusión con tu pareja, quizás puedas ver allí el rechazo, abandono o maltrato y lo que hace tu inconsciente es trasladarlos a tu pareja.

  • Ten una vida Espiritual: cuando te acercas a Dios reconoces que hay una energía superior que te puede ayudar, en ese momento, dentro de cada uno de nosotros se activan emociones de esperanza y sentimos que nos podemos descargar de las emociones negativas. Habla con tu Ángel de la Guarda y pídele que te ayude frente a esta situación.

  • Busca ayuda profesional: cuando te encuentres bloqueado frente a las diferentes discusiones, ya sea por un tema recurrente o porque la comunicación se hace difícil, busca la opinión de otra persona, preferiblemente un profesional que te permita entender el tema. En una sesión de Coaching Sistémico por ejemplo podemos analizar el conflicto teniendo en cuenta a los diferentes elementos involucrados, dándole valor a los dos puntos de vista de la pareja y encontrar la mejor solución. También la Descodificación emocional permite entender cuáles son esas memorias emocionales que traemos, en las relaciones con nuestros padres desde la niñez y otras relaciones importantes, y poder romper así, esos códigos que hacen daño a la relación de pareja

Recuerda que el primer paso para que algo cambie en nuestra vida debemos darlo nosotros mismos, cada evento de conflicto en la vida nos hace la invitación a conocernos más y crecer a través de la conciencia. Si estás en una situación difícil ponla en las manos de Dios y pídele que te envíe su ayuda a través de sus Ángeles. Te envío abrazos y bendiciones.

Roy Andres

Fotografía tomada de Counsellingdubai.com


43 vistas
Logo_Espada_Version_Al_Lado_centrado_TRA

© 2020 para ROYANDRES