Buscar
  • Roy Arboleda

La verdadera riqueza


Nuestra mente está llena de mucha información sobre cómo poder alcanzar el éxito. Vemos continuamente enseñanzas de cómo obtener riqueza, prosperidad y abundancia a través de conferencias, consejos, claves, incluso rituales para alcanzar ese tan anhelado objetivo. Sin duda, hay muchas personas que a corta edad y que con pequeños o grandes emprendimientos, han aumentado sus ingresos y han acumulado fortunas de dinero, trasladando una presión inconsciente a todos los demás de lo que significa la riqueza y de cómo obtenerla.

Todos los seres humanos tenemos una visión del mundo propia y, a su vez, aprendizajes de vida personales. Intentar alcanzar un objetivo, cualquiera que sea este, desde la experiencia de alguien más, no siempre es la mejor ruta hacia el éxito, pues puede causar posibles daños en la autoestima, sobre todo cuando se habla de ingresos financieros o poder adquisitivo. Esto hace que la concepción de la riqueza sea diferente para cada persona, y no un estándar que se pueda aplicar homogéneamente a todos. A continuación, te hablaré de los elementos presentes en la riqueza propia.

1. La necesidad real

La verdadera riqueza inicia en el momento que identificamos cuál es nuestra necesidad real, ya que muchas veces trasladamos en nosotros mismos la necesidad de las personas que observamos alrededor, al ver lo que consiguen en bienes materiales e incluso experiencias de vida. La mente puede hacernos creer que también tenemos estas necesidades, llevando toda nuestra energía y dedicación a una carrera de obstáculos, para satisfacer la conquista de otros en nosotros mismos.

Cuando vemos algo que nos gusta, la mente trabaja en dos argumentos, uno es, el "lo quiero" y el otro es, el "lo necesito". Con el primero, se busca satisfacer a nuestro ser con las emociones que despierta el objeto que queremos, y esto puede distraernos de lo que realmente necesitamos, creando desequilibrios. Un ejemplo de esto, puede ser, cuando estamos en una tienda de ropa con cierto presupuesto de dinero, vemos una prenda vestir que nos gusta, allí la mente empieza a trabajar en los dos argumentos, "quiero esta camisa", "necesito un pantalón", al tomar la decisión que no está basada en la necesidad real, causamos desequilibrio. En este caso, se desajusta el presupuesto, gastando más dinero del que se quería invertir. Este ejemplo se aplica para otros escenarios, como el uso del tiempo, un estudio que se esté pensando hacer, un viaje, etcétera.

Cuando se logra identificar lo que es bueno para nosotros, dando prioridad a lo que permite avanzar hacia nuestro proyecto de vida, se está contactando la necesidad real.

2. Definición de la felicidad

Uno de los objetivos principales para todos los seres humanos es el ser feliz, y esto se ha asociado a la capacidad adquisitiva de cada uno, generando frustraciones, tristezas y decepciones por no obtener la felicidad desde tal enfoque. Cada vez que se toma una decisión, el cerebro se inclina más por la que genera felicidad, por esta razón, es importante identificar qué es lo que nos hace felices.

Desde el nacimiento, la mente recibe información de todo lo que hay en su entorno, clasifica lo que proporciona bienestar y le imprime diferentes emociones, que quedan grabadas en el cerebro, a través de las hormonas que se generan. Al pasa los años, la mente sigue recurriendo a estos patrones, tratando de encontrar, en los elementos presentes, similitudes para lograr las mismas emociones. Esto quiere decir que la felicidad, en la manera más simple de ver, es la búsqueda del bienestar.

La definición de la felicidad comienza con relacionarnos con esas experiencias básicas de vida, como el conocimiento del amor a través de nuestros familiares, la protección, que en nuestra edad adulta se traduce en proteger a otros y a sí mismo, el cuidado con la alimentación, la estimulación de la creatividad, el juego, etcétera. Lo anterior es entendido desde nuestros códigos generados por el contexto de vida inicial. La felicidad es volver a lo simple, todo lo demás que vamos adquiriendo son añadiduras que están por fuera de la verdadera riqueza.

Al integrar estos dos elementos, podemos medir cómo está nuestro nivel de riqueza, y entender por qué razón puede haber frustración o insatisfacción en los logros obtenidos y no obtenidos en el área financiera y en las demás áreas de la vida. A continuación, te presento cómo poder incrementar la verdadera riqueza.

  • Trabaja en el autoreconocimiento: Para bloquear la frustración empieza con darte reconocimiento por los esfuerzos realizados en tu vida. Busca un lugar privado y menciona en voz audible algunos logros que hayas tenido en tu vida, felicitándote por haberlos conseguido.

  • Identifica lo que te hace feliz: Escribe una lista de los recuerdos más significativos en tu niñez que sientas como felicidad. Observa en cada uno de esos recuerdos qué había alrededor y haz una descripción. Haciendo este simple ejercicio te contactarás con tu propia definición de felicidad.

  • Identifica tu necesidad real: Medita en tus prioridades y lo que quieres conseguir con las decisiones que estás tomando, observa si estas están alineadas con lo que te hace feliz en la vida. Si por alguna razón cuando piensas en estos puntos sientes algún bloqueo, a través de una sesión Coaching Espiritual Ángeles podemos identificar cuáles son esos factores que no te están permitiendo dirigirte hacia tu felicidad, mostrando cuáles son esas áreas de mejora en tu vida para conseguir tu objetivo de ser feliz.

  • Habla con Dios: En tu espacio privado cuéntale a Dios eso que tanto anhelas, pídele que si es lo mejor para ti, envíe su respuesta a través de sus Ángeles, y también dile que si no es así, que ponga claridad en ti, para emprender el camino correcto.

  • Agradece: Da gracias a Dios primeramente por todas esa cosas bellas que tienes, agradece a los seres amados y a todas la vivencias de la vida, aún las que para ti han sido una prueba, porque de todas ellas has aprendido y te permiten ser ese maravilloso ser que eres.

La riqueza para todos es muy importante, pero, más importante es entender cuál es la riqueza en tu vida. No se trata de conseguir fortunas o comprar las cosas de moda, es cuestión de hacer conciencia y conocerte más a ti mismo. Renuncia a todos esos objetivos ajenos que son una carga adicional y conéctate de nuevo con los tuyos propios, esto sin duda va a traer equilibrio en tus finanzas, y en las demás áreas de tu vida.

Recuerda que si deseas obtener una sesión conmigo, podrás elegir cualquiera de los servicios disponibles en mi página o si deseas obtener más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de mis redes o dejando tus datos en el apartado de contacto.

Te envío abrazos y bendiciones.

Roy Andres

#coachingespiritual #Ángeles #Mensaje #crecimientopersonal #coach #abundancia #prosperidad

128 vistas
Logo_Espada_Version_Al_Lado_centrado_TRA
Página RoyAndres

© 2020 para ROYANDRES